MENU

Les presentamos a… ¡Dacey Sartor!

Les presentamos a… ¡Dacey Sartor!
Posted on 11/09/2015
DaceyYa he tenido el placer de conocer muchas de las familias de 6to y 7mo grado. Gracias a todos ustedes que me han dado una cálida bienvenida a la familia de Amigos.  Quisiera tomar unas líneas de este boletín para compartir por qué enseño la lectura y la escritura a nivel de escuela intermedia.

De joven, pasé tanto días perdida en la lectura, o hablando sobre la lectura, o escribiendo sobre la lectura, o escribiendo mis propios cuentos que encuentro que todas mis memorias están asociadas con lo que estaba leyendo en el momento.  El olor de la lluvia y hojas húmedas siempre me llevan al mundo de Charlotte’s Web (La telaraña de Carlota) y el aire salado del mar evoca el primer párrafo de Pride and Prejudice (Orgullo y prejuicio). Bury My Heart at Wounded Knee (Entierra mi corazón en Wounded Knee) es el sabor de lágrimas enojadas y la revelación que el mundo puede ser injusto. Los libros se convirtieron en una parte esencial de mi ser en la forma en que nos pueden plasmar como jóvenes. Se tejen dentro de la fibra de nuestras mentes y forman el lente a través del cual vemos el mundo y nos vemos a nosotros mismos.

Aunque nunca consideré seriamente una carrera como maestra de joven, siempre tendí a volver al trabajo y la lectura con niños en una capacidad u otra.  A lo mejor no debo estar sorprendida que finalmente me encaminé hacia la enseñanza de la lectoescritura- ¡y ahora tengo la oportunidad de compartir mi pasión por la palabra con los demás todos los días!  Es un gran privilegio trabajar con adolescentes encaminados en sus carreras como lectores/as y escritores/as. Realmente no existe trabajo que llene tanto como apoyar a estudiantes en la búsqueda de su “voz” como escritor/a o descubrir que un libro sigue viviendo en sus mentes mucho tiempo después de que hayan terminado de leer la última página. En este punto en nuestras vidas cuando estamos empezando a descubrir quiénes somos, la lectura y la escritura son espacios donde podemos explorar todas las posibilidades. Nos permiten soñar e imaginar y opinar y exponer.  Podemos ahondar en los pensamientos y las vidas de otros, y pensar profundamente sobre las nuestras.

Desde los últimos catorce años, cuando entro a un salón de clase y los/as estudiantes quieren compartir un escrito o contarme sobre algo que han leído, recuerdo con felicidad cómo el poder de la palabra escrita vive dentro de todos nosotros.